7 cosas que aprendí(mos) en el Camino de Santiago (II)

Siempre intento leer lo mejor de cada autor para traeros una visión un poco condensada de lo que “rula” por la red. Internet es una fascinante pecera llena de pececillos deseosos de encontrar las fórmulas de la felicidad, el amor correspondido y el dinero. Y quienes venden esas fórmulas no son más que tiburones, contratados por alguna gran empresa con un buen departamento de márketing que hará que consumas lo que te pidan.

¿Qué por que cuento todo esto? Lo cierto es que estaba leyendo la teoría de la burbuja , un artículo de Isaac Belmar (un genio al que leo cuando actualizar este blog se me hace cuesta arriba). Y me he acordado de cuanta porquería hay escrita sobre el Camino de Santiago.

Soy gallego y he tenido la suerte de hacer la Ruta Xacobea seis veces. En todas ellas no necesité más que el perfil de las etapas de la página de Eroski (que no es que me paguen nada por mencionarlos, pero lo cierto que es mejor que las páginas de la propia Xunta de Galicia).

La información no tiene nada que ver con lo que te vas a encontrar. Olvídate de alcanzar el nirvana, la excelencia, o la elevación espiritual. El Camino de Santiago puede ser una ruta interior  o una orgía de desenfreno. Y eso es así, es lo bonito del Camino y por lo que se mantiene útil hasta nuestros días. Por nuestra sugestión.

Caminar sana heridas. Ventilar los pulmones hasta que parecen no poder seguir bombeando aire es una terapia de choque sana. Sea cual sea tu Camino aquí tienes una serie de consejos para que te inices en la aventura.

Recuerda que este artículo es la segunda parte, puedes consultar la 1º en este enlace. 

EL OCIO ESTÁ BIEN , PERO…

caminante-que-no-usa-taxi
Aquí un caminante en peligro de extinción. Con su mochila al hombro.

Está genial que contrates un montón de taxis que te lleven y te traigan la mochila. No estamos en la Edad Media y no es necesario sufrir; pero si tienes 20 € al día para pagarle a un taxista ¿por qué no reservas tu propio alojamiento y dejas los albergues públicos a las personas que más cansadas llegan?

Piénsalo bien, no esperes caerle bien al resto de caminantes si tu actitud es la de “primero yo y luego el resto del mundo”. El Camino es muy anárquico y puedes hacer lo que quieras. Pero que no te sorprendan entonces las malas caras y las zancadillas. El Camino es así, inescrutable a los ojos del Señor.

RELIGIÓN SÍ, PERO…

Esto que os cuento es verídico. Pasé varios días hablando un par de horas con una pareja durante una etapa. Una conversación llevó a otra y acabamos hablando de la Compostelana, ese diploma que te entregan al cumplir los más de 100 km de penitencia.

Yo soy de los que  nunca ha pedido ese papel. Odio las colas interminables. Prefiero llegar a Compostela e irme de cañas. Parece que esto no les hizo mucha gracia, pues ahí acabó nuestra conversación.

El Camino es una ruta cultural. Tiene una base católica, pero conviven todo tipo de personas: relogiosxs, aventurerxs, deportistxs, paganxs, atexs, singles…

PACHÁ-IBIZA , SPACE, JOY – SLAVA, PERO…

chica-peregrino
Chica genial en una discoteca.

Antes de seguir con esto quiero dejar claro que soy partidario de que todo el mundo vaya vestido como le dé la gana. Y dicho esto, aclaro.

A mí me encanta ponerme guapo, recibir cientos de piropos y miles de likes en mi cuenta de Instagram. Pero es que “maquearse” para caminar por Vías Romanas, en un país en el que llueve 4 de cada 5 días de la semana, no lo acabo de entender. Lo único que vas a conseguir es un esguince y estropear tu mejor ropa.

Todo en el Camino huele a sudor, es mejor que te adaptes o pasarás un mal trago. Como una chica que me encontré llorando por que le habían robado la plancha del pelo. Ante la duda: mete en tu mochila todo lo que tengas viejo y mugriento que te dé igual tirar/perder.

Lleva aquello básico. Un básico no es gomina, ni pack champú+acondicionador+gel de ducha+limpia impurezas. Tampoco lo es llevar ropa que no tengas pensado sudar para ir bien combinado/a. Y ante la duda cárgate de calcetines, tus pies son tu mejor aliado.

QUE BONITA PLANTA, PERO…

Nos encanta que la gente venga a Galicia. Que valore nuestra flora y nuestra fauna, nuestros ríos , prados y colinas. Pero a poder ser que lo dejen todo en su sitio.

Aunque tú, foráneo, no lo sabes  ya que nadie te lo ha explicado. El Camino pasa por un sinfín de reservas de flora en peligro de extinción. O plantas que en nuestra región abundan, pero que en el resto del mundo escasean.

Así que evita arrancar plantas y flores con las que hacer un collar hippie, un ambientador ecológico o cualquier otra manualidad hortera neo-hipster.

 

ALCALDES DEL CAMINO, ESPABILEN…

Y como parece que estoy atacando demasiado a los peregrinos. Paso ahora a hablar un poco de los errores comunes de nuestra administración. Aunque el Camino es una ruta en la que la administración pública es muy competente, tenemos mucho que mejorar.

Es común que en Julio y agosto, los albergues públicos se saturen. Existe algún decreto no escrito o ley no publicada que dice que si esto sucede, el propio Concello facilitará a los peregrinos un pavellón de deportes en el que dormir y asearse.

Pues a mí me pasó que en Concello de Padrón, se negaron a abrirme el pabellón invitándome a alquilar habitaciones en hostales. ¡ Después de hora y media de cola a la puerta del albergue!

En Ordes fue peor, puesto que tanto la policía local como el 112 nos invitaron a dormir en un banco. No caigáis en esta trampa, los Concellos competentes como el de Pontevedra, Sarria, Redondela y otros muchos, siempre te ofrecerán una alternativa. Y os invito a escribir pestes de todos los lugares en los que os sentistéis estafados en los comentarios del post. 😉

EL NEGOCIO DE SEÑALIZAR…

Los hosteleros gallegos (imagino que fuera también pasa, pero yo solo conozco elCamino desde Galicia) tienen la costumbre muy fea de desviar el Camino por sus negocios. Hazte un favor como peregrino, persona y consumidor ¡no pares a comprar nada! ¡ Te están timando, pardillo!

DISFRUTA, SIN PEROS…

Bosque-camino-santiago
Disfrutad joder.

Y tras tanta queja, lo más importante: disfruta. Estás en un viaje con milenios de tradicción. Policultural y lleno de personas que creen, a pesar de venir de muy muy lejos lo mismo que tú.

Yo pasé tres años trabajando cerca del Monte do Gozo. Os aseguro que me alegraba la mañana cruzarme cada mañana con uno de mis compañeros: recordarme empapado bajo el poncho verde de Decathlon; malpisando por culpa de las ampollas; perdiendo la flecha amarilla de vista, me hacía un poquito más fácil la jornada de oficina.

La vida son tres etapas y una parada en la fuente, así que no te olvides de repetir eso de Buen Camino cada vez que veas a un compañero.

Y vosotros ¿qué es lo más extraño que os ha pasado en el Camino?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s